Intrascendencias (135)

Lessing

por Quintín

Leo dos capítulos más de Bajo mi piel, la autobiografía de Doris Lessing, en los que cuenta sus primeros años en Rodesia del Sur. Lessing llegó allí en 1925, a la edad de seis años porque su padre, un ex soldado al que le faltaba una pierna, creyó que podía hacer fortuna como colono agrícola. Así es como la familia se fue a vivir al monte, en el que tuvieron que empezar de cero y sufrir enormes privaciones que Lessing relata sin cargar las tintas, recordando que había blancos en Rodesia más pobres que ellos, pero le transmite al lector la impresión de la aridez y dificultad de la existencia en esas condiciones.

No puedo ni siquiera imaginar cómo debió de ser aquel año para mi padre. Su esposa estaba postrada en cama, y con un corazón que no permitía albergar esperanzas de una posible recuperación. Tenían muy poco dinero, dos hijos pequeños, de seis y cuatro años. Precisaban esmerados cuidados, pero lo que tenían era a la señora Mitchell y al matón de su hijo. Mi padre aún estaba intentando preparar tierras para el cultivo, abrirse paso en la jungla, disponer de campos. Se veía obligado a pasarse el día entero en las tierras, puesto que si no había tierras de cultivo no habría cosechas. Mientras, la deuda con el Land Bank crecía.

Más que relatar su vida, Lessing la repasa. Cada tanto recuerda “esto lo conté en tal libro” y está menos interesada en un testimonio exhaustivo que en comparar lo que recuerda de verdad, lo que le contaron y lo que la historia ha recogido de esa extraña forma de vida, prácticamente inventada para que algunos ingleses pudieran encontrar una mejor vida en un país negro aunque prácticamente despoblado entonces (250.000 habitantes) acompañando las exploraciones mineras. La madre de Lessing quería prolongar su pertenencia a la clase media mediante una vida “colonial” y se llevó de Inglaterra muebles, vestidos y enseres para la casa y para las “fiestas en lo del gobernador” que no tenían modo de ser utilizados en medio de la selva. Lessing, que no le tiene la menor simpatía a los racistas, sugiere sin embargo que la leyenda negra sobre la Rodesia colonial está fabricada a medida del racismo invertido posterior a la independencia.

BA5.desdeelhotel

Lessing cuenta además que su familia tenía ideas excéntricas y una de ellas fue volver de Irán a Londres pasando por Rusia, donde la guerra civil acababa de terminar, donde la miseria era alucinante y quienes viajaban en tren eran amenazadas por los besprizorniki, bandas de chicos harapientos y desesperados dedicados a robar y a matar. Uno sabe que de todo esto saldrá un premio Nobel de literatura, aunque a esta altura del libro la protagonista recién está aprendiendo a leer.

El libro, al menos en estos pasajes, tiene una curiosa desprolijidad que lo hace atractivo. Lessing parece escribir para ella misma, como si quisiese convencerse de que esas historias de una infancia remota en el tiempo, el espacio y sobre todo en las costumbres tuvo lugar en realidad y forma parte de un pasado en el que tal vez a ella misma le cuesta reconocerse. Hay algo en este libro de Allá lejos y hace tiempo, que Hudson escribió de viejo como Lessing sus memorias, una misma sensación de asombro frente a un pasado que al autor le cuesta reconocer como propio.

Foto: Flavia de la Fuente

About these ads

2 comentarios to “Intrascendencias (135)”

  1. ericz Says:

    Me gustaría algo de ud o Yupi sobre Julio Llinás, que viene al caso porque tambiés escribe siempre sobre su pasado aunque sea sobre su mundo privado. Pero quiero saber que tan alto lo ubican en el canon argentino. Saludos

  2. Maria del carmen Reiriz Says:

    Estimado Quintin:: Lei “Inherent Vice” y me pareció menor. Algo así como una copia carbonica y desprolija de una novela negra. No creo que tenga ninguna sutileza, ni tampoco una gran imaginacion. Nunca fui una fanática de Pynchon y siempre me prometi releerlo con metodo. Pero este libro no esta a la altura de su fama. Creo que se lo exagera un poco por el mitio que se entretejio a su alrededor.En cuanro a Lessing coincido en que ese libro tiene algo atractivo y soy lectora de autobiografias. Será por eso. Abrazo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 276 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: