Intrascendencias (124)

Pynchon

por Quintín

Después de un Bafici de trabajo y fiebre que casi termina conmigo, vuelvo con cuidado a las Intrascendencias, ya que siento que les perdí un poco la mano. Decido retomarlas con Inherent Vice de Pynchon, del cual pasé la mitad. En estos meses, siempre que me intoxicaba con alguna lectura, este libro me devolvía la alegría de leer. Y encima practicaba el inglés.

entradacosturera

El capítulo 12 no fue la excepción, con Doc visitando el tenebroso sanatorio para ricos que aparentemente regentea la organización del Colmillo Dorado y en la que encuentra una huella de Mickey, el millonario desaparecido. Doc descubre que un gorila de la custodia está usando una corbata de la famosa colección de Mickey integrada por retratos de sus amantes desnudas; y justo es la corbata que corresponde a Shasta, la ex de Doc. Estoy un poco perdido con la cantidad de personajes y con las vueltas de la trama policial, pero no me importa y además el kindle permite buscar los nombres y averiguar lo que uno ha olvidado de ellos. Doc averigua también que hay unos paramilitares metidos en el caso y que trabajan para la policía de Los Angeles, guardias fascistas con nostalgias de Vietnam. De paso, me confunde la edad de Doc Sordello, en alguna parte dice que no llegó a los treinta, pero yo estaba convencido de que era un hippy veterano.

Pero no me parece que los detalles le importen mucho a Pynchon. Es decir, los detalles son lo único que le importa, porque cada página del libro es la descripción de alguna parte de California en 1970: de las costumbres, los tipos humanos, la música, las drogas, la atmósfera política, la violencia contenida, el sexo floreciente, el modo contemporáneo de sufrir las penas de amor; en fin, el zeitgeist en general, a derecha e izquierda, en las múltiples conspiraciones, combinaciones, secretos, variantes delictivas de una paranoia generalizada pero siempre verosímil en el que el Bien y el Mal se enfrentan, se complementan y se atraviesan.

Estos días estuve leyendo el último libro de César Aira, Continuación de ideas diversas, editado en Chile por la Universidad Diego Portales y compuesto de microensayos, la mayoría luminosos y también íntimos en lo que se refiere a las relaciones del autor con la literatura. Allí dice Aira que le gusta leer policiales pero ya no soporta leer novelas “buenas” y da como ejemplo una de Vonnegut, que además de referirse a un hecho histórico, practica lo que llama la “acumulación mecánica”. Creo que hablé de eso en Intrascendencias aunque con otro nombre. Me refería al despliegue del oficio del novelista que va construyendo el libro mediante dosis de información que se van acumulando para construir la trama como si fueran los ladrillos de un edificio. No me parece que Pynchon haga exactamente eso. Por el contrario, invita al lector a divertirse leyendo lo que a él le divirtió escribir y la estructura no cuenta para nada.

Aira dice que el escritor y el lector no comparten una misma actividad. En principio, se tarda mucho más en escribir que en leer y ya por eso, agrego, el placer de la escritura es mayor. Sin embargo, hay un hábito y una necesidad compulsiva de leer. Creo que las Intrascendencias aspiran a combinar los dos placeres, a potenciarlos de la única manera que se me ocurre.

Foto: Flavia de la Fuente

About these ads

6 comentarios to “Intrascendencias (124)”

  1. Reiriz Says:

    Que bueno que vuelvan las Intrascendencias sobre literatura. Si bien amo el cine, no tengo el mismo ritmo, ni puedo seguir tanto el Bafici. La edad me lleva a elegir….y prefiero leer….. Me entusiasmas con Pynchon. Recuerdo haberme sumergido, no sin esfuerzo, en El Arco Iris de la Gravedad. Debería leer los otros libros. Lo veo como una asignatura pendiente. Un abrazo

  2. Johny Malone Says:

    ¿Cuál es la novela de Vonnegut que nombra Aira?

  3. Luis Says:

    Flavia : ¿dibujaste la casa de la costurera?

  4. Luis Says:

    la entrada mejor dicho.

  5. lalectoraprovisoria Says:

    Hola Luis,

    No, no dibujé nada, soy un desastre con los lápices. Es un filtro fotográfico de una aplicación que tiene el iPhone. Tiene más de 150 opciones para jugar con tus fotos y a mí me divierte, por ahora.

    Cariños,

    Flavia

  6. Luis Says:

    ¡Me encantó!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 276 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: